+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

Toyota y Nissan toman distintas estrategias ante el Brexit

Noticias Automoción

Sólo 11 días después de convertirse en secretario de Estado de Negocios en julio, Greg Clark viajó a Japón para conseguir el apoyo de sus fabricantes de automóviles.

El año pasado, Nissan, Toyota y Honda fabricaron la mitad de los 1,7 millones de coches que se hicieron en Reino Unido. Además, las tres empresas niponas dan empleo a 16.000 personas en el país, por lo que garantizar su continuidad en Reino Unido resultaba totalmente prioritario. Ocho meses después, Nissan y Toyota han reafirmado su compromiso, mientras que Honda acaba de empezar a fabricar el nuevo Civic y tardará varios años en tomar otra decisión en materia de inversión.

Pero las estrategias adoptadas por Toyota y Nissan y las negociaciones con el Gobierno británico son totalmente distintas. El martes, Toyota anunció una inversión de 240 millones de libras en la planta de Derbyshire, cantidad a la que se sumará una inversión de 21,3 millones de libras del Gobierno. La medida pone de manifiesto el compromiso de la compañía con la continuidad de su producción en Reino Unido. Los ejecutivos de Toyota aseguran que la estrategia de la empresa en el país no se basa únicamente en factores económicos.
«Este compromiso es un signo de confianza en nuestros empleados y suministradores y en la importancia que conceden a la calidad y la eficiencia», asegura Johan van Zyl, director de la firma para Europa, que también advirtió de que el acceso al mercado de la UE será «fundamental para cosechar éxitos en el futuro».

Nissan, en cambio, ha optado por una estrategia más agresiva. Carlos Ghosn, consejero delegado de Renault-Nissan, se reunió con Theresa May en Downing Street el pasado octubre y firmó un acuerdo por escrito para que la compañía siguiera disfrutando de las mismas condiciones comerciales después del Brexit.

Además, Nissan ha instado al Ejecutivo británico a invertir 100 millones de libras para captar suministradores y convencerles para que se establezcan en Reino Unido, usando como moneda de cambio su planta de Sunderland en las negociaciones. La planta que tiene Nissan en Sunderland fabrica medio millón de coches al año, de los cuales el 55% se exportan a la UE.

Varias personas del entorno de Toyota advierten de que su última inversión, que no implica crear empleo ni un aumento en la producción de vehículos, es una señal del compromiso con el mercado británico durante los próximos años, pero puntualizan que una decisión a más largo plazo dependerá de las condiciones comerciales que consiga Reino Unido a raíz de su salida de la UE. Aun así, los analistas creen la fecha de la última inversión, que coincide con el proceso en el que Reino Unido abandonará oficialmente la UE, está destinada a tranquilizar al Gobierno de Reino Unido y a sus empleados.
POR Peter Campbell / Kana Inagaki | Financial Times – 17/03/2017

Back to Top