+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

Sherp, el 4×4 biplaza y anfibio más brutal que llega desde Rusia

Noticias Automoción

Les presentamos el auténtico tractor amarillo. Sherp es un 4×4 capaz de superar obstáculos de hasta 70 centímetros de alto, afrontar pendientes de 35 grados y cargar con hasta 1.000 kilos. Además, es anfibio y tiene un módico precio que oscila entre 43.500 y 58.000 euros.

Llega desde Rusia el 4×4 biplaza más radical, capaz de moverse con soltura por cualquier tipo de firme: arena, hielo, nieve, pantanos, e incluso sobre el agua, porque además es anfibio. Supera obstáculos de hasta 70 centímetros de alto, como árboles caídos o piedras, afronta pendientes de 35 grados, puede cargar con hasta 1.000 kilos y está equipado con cuatro gigantescos neumáticos de 1,6 metros de diámetro, sin cámara y de baja presión. Son un desarrollo propio de la marca que le dan un aire de tractor surrealista.

Sherp es capaz de moverse con soltura por arena, hielo, nieve, pantanos, e incluso sobre el agua, porque además es anfibio.

El artífice de este peculiar vehículo es la empresa rusa que da nombre al vehículo, Sherp, con sede en Moscú y creada en 2012 por el diseñador de San Petersburgo Aleksei (Alex) Garagashyan. Tras investigar sobre las mejores soluciones técnicas, los materiales y componentes más adecuados y después de trabajar sobre diferentes prototipos, en 2015 arrancó la producción en serie del Sherp, un vehículo todoterreno sobre el que su creador explica «nuestro principal objetivo era asegurar su mejor capacidad cross-country y creo que ahí es donde nuestra máquina es insuperable». Además, es un vehículo simple de uso y de mantenimiento una ventaja que valoran quienes buscan ‘perderse’ en la regiones más remotas del mundo.

Sobre un chasis reforzado, la carrocería del Sherp, de piso plano, está fabricada en aluminio, revestida de un polímero resistente, lo que contribuye a su ligereza ya que sólo pesa 1.300 kilos. Sus peculiares dimensiones le dan ese aspecto personal y llamativo. Mide lo mismo de alto que de ancho, 2,52 metros, y sólo 3,4 de largo, con una altura libre al suelo de 60 centímetros. Sólo dispone de dos plazas, a las que se accede por el frontal, mientras la parte trasera se puede personalizar adaptándola a las necesidades de sus usuarios, por ejemplo zona de carga con cajas estancas o unas camas. Bajo el piso cuenta con un depósito de 170 litros que permite guardar el equipamiento necesario o un tanque de combustible adicional.

El vehículo ruso está equipado con cuatro gigantescos neumáticos de 1,6 metros de diámetro, sin cámara y de baja presión

El motor es un diésel japonés Kubota V1505 de cuatro cilindros y 1.498 cm3, que desarrolla una potencia máxima de 44,3 caballos, combinado con una caja de cambios manual de cinco velocidades con cortos desarrollos. En tierra puede alcanzar una velocidad máxima de 40 km/h y 6 km/h sobre el agua. La suspensión es neumática circular.

Estas características le permiten, por ejemplo, salir del hielo y superar casi cualquier obstáculo, incluso seguir circulando con dos ruedas en el aire. La carrocería hermética y las ruedas con 800 litros de capacidad le permiten flotar. Por si acaso, lleva además unas válvulas para ayudar a evacuar el agua de la carrocería.

El depósito de combustible tiene una capacidad de 56 litros, lo que con un consumo de entre 2 o 3 litros por hora, en función de las características del terreno, le dan una excelente autonomía, que se puede ampliar con cuatro depósitos adicionales de 58 litros cada uno, que van colocados en el centro de las ruedas. Para aventureros radicales el Sherp ofrece equipamientos adicionales como cámara de visión trasera, faros adicionales de led y una unidad para calentar el habitáculo.

El Sherp circula ya en toda Rusia, muchos países del este de Europa y Canadá. Los vehículos de este tipo, como el Argo, del que ya hemos informado o el 8×8 que publicamos recientemente, o son un capricho con muchos seguidores entre otras cosas porque su precio no suele ser muy elevado. En el caso del Sherp, se sitúa entre 43.500 y 58.000 euros.

La carrocería del Sherp está fabricada en aluminio lo que contribuye a su ligereza ya que sólo pesa 1.300 kilos.

Ana Montenegro – 07/06/2017 – EXPANSION

 

Back to Top