+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

Range Rover Velar: calidad y diseño

Noticias Automoción

Por precio y tamaño, el nuevo Velar se posiciona entre el compacto Evoque y el voluminoso Sport, pero sus líneas elegantes y minimalistas otorgan una personalidad indiscutible al cuarto modelo de la gama Range Rover.

En el exterior, las líneas sencillas, limpias y al mismo tiempo estilizadas para sus grandes proporciones, dominan un perfil aerodinámico, que consigue el menor coeficiente de resistencia al viento de toda la gama, con un Cx de sólo 0,32. Detalles como los faros de LED ultrafinos o las manillas de las puertas enrasadas, que se despliegan al desbloquear las cerraduras o cuando se inicia la marcha, contribuyen a ese trazo liso, perfecto y uniforme de una carrocería hecha en su mayor parte de aluminio.

Pero si por fuera la estampa del Velar llama la atención de cualquiera, cuando accedemos a su habitáculo la expresión de asombro es todavía mayor. El salpicadero, completamente horizontal y dividido en dos partes bien marcadas, es absolutamente minimalista y sólo tiene un botón en la zona próxima al volante para arrancar y parar el motor. Las dos mitades están separadas por discretas salidas de aire, también en formato horizontal, y lo que más llama la atención y da una personalidad rotunda a este modelo es la consola central, dominada por dos pantallas táctiles de alta resolución y diez pulgadas cada una.

Estas pantallas, que forman parte del sistema de información y entretenimiento Touch Pro Duo, son de cristal fino y proporcionan unos gráficos de excepcional calidad. Desde ellas se manejan intuitivamente casi todas las funciones del vehículo y en la consola únicamente encontramos tres mandos rotatorios, más uno pequeño para el volumen.

Materiales ecológicos

El refinamiento, la sofisticación y el alto contenido tecnológico que hay en el interior va acompañado de unos acabados impecables, con el empleo de materiales de excelente calidad, algunos de ellos bastante novedosos. Es el caso de una de las tapicerías textiles que se ofrecen como alternativa al cuero, hecha con botellas de plástico recicladas y que destaca por un tacto suave y agradable. Además, es resistente y se limpia con facilidad.

Este elegante interior también cuenta con asientos confortables y un espacio generoso para cuatro personas. Detrás, las plazas de los extremos son amplias, tanto en anchura como en altura y en el hueco disponible para las piernas, sin embargo, la central, como ocurre ya en la mayoría de los vehículos de buen tamaño, no está pensada para utilizarse más que en momentos puntuales.

El abultamiento del túnel de transmisión y la rigidez de la butaca y el respaldo no aconsejan su uso para distancias largas, aunque un adulto se acopla sin estrecheces en ella. También el maletero cuenta con una buena capacidad de 673 litros, ampliable hasta los 1.731 si abatimos por completo los respaldos posteriores, que van partidos en una proporción 40:20:40, por si sólo necesitamos agrandar un poco el compartimento de carga y mantener algunas de las plazas de atrás.

El nuevo Range Rover está construido sobre la plataforma del Jaguar F-Pace, pero no comparte demasiados órganos del chasis con éste, pues a las cualidades dinámicas en carretera de su hermano, el Velar suma una capacidad todoterreno superior, como es preceptivo en la marca. Con un esquema de suspensión similar en ambos coches, de doble triángulo en la parte delantera y multibrazo en la trasera, el Velar dispone de amortiguadores adaptativos en todas las versiones, que regulan su dureza instantáneamente en función del tipo de uso y las necesidades de cada momento. Además, las variantes más evolucionadas de la gama, las que llevan motores V6, añaden una suspensión neumática que permite un confort superior y más posibilidades de regulación.

Con esta suspensión neumática la altura de la carrocería se reduce automáticamente diez milímetros cuando se superan los 105 km/h, para mejorar la aerodinámica y favorecer el ahorro de combustible. También baja 40 milímetros al apagarse el motor, de tal forma que las operaciones de entrada y salida se hagan con menos dificultad. Otro beneficio lo encontramos en conducción todoterreno, pues el vehículo se puede elevar 4,6 centímetros respecto a las versiones más sencillas, con lo que la altura libre queda en 251 milímetros. Y para cargar y descargar el maletero o enganchar un remolque, hay un botón que ajusta la altura trasera en un rango de 5 centímetros.

Seis motores

La oferta mecánica está compuesta por tres alternativas de motor diésel y otras tantas de gasolina, en la totalidad de los casos unidos a la tradicional caja de cambios ZF de ocho velocidades que utilizan muchos modelos del Grupo Jaguar Land Rover y que funciona con una gran suavidad. Entre los propulsores de gasóleo hay dos de cuatro cilindros y 2.0 litros, con potencias respectivas de 180 y 240 caballos, a los que hay que añadir un V6 3.0 con 300 caballos y un enorme par motor de 700 Nm, que hace que sea tremendamente rápido desde muy bajas revoluciones. La mecánica menos potente consigue un consumo medio de 5,4 litros por cada 100 kilómetros recorridos, lo que equivale a 142 gramos de CO2 por kilómetro.

Dentro de los motores de gasolina también hay dos de cuatro cilindros y 2.0 litros, en este caso con potencias de 250 y 300 caballos, mientras que el V6 3.0 llega a los 380 caballos, una cifra que le permite pasar de 0 a 100 km/h en sólo 5,7 segundos, acompañando esa aceleración de un sonido ronco y cautivador.

El abanico de acabados que tiene el nuevo Velar es inmenso. Parte de una versión básica y otra R-Dynamic, cada una de las cuales tienen a su vez cuatro tipos de terminación: Standard, S, SE, HSE. Para el próximo año la gama se completará con una variante aún más lujosa, llamada First Edition, que sólo estará disponible para los motores V6. Entre otras cosas, tendrá como parte de su equipamiento de serie un interior completamente tapizado en piel, llantas específicas de 22 pulgadas, un equipo de sonido Meridian de 1.600 vatios con hasta 23 altavoces y faros Mátrix Láser LED, que permiten una profundidad del haz luminoso de 550 metros que, además, varía en su forma para ofrecer la máxima visibilidad al conductor y no molestar a otros vehículos que vengan de frente.

Maniobrar con remolque

En cuanto a equipamiento de seguridad, al más moderno Range Rover no le falta detalle y a los elementos más habituales, se unen sistemas de ayuda a la conducción muy útiles y novedosos. Por ejemplo, el Velar, que puede arrastrar hasta 2.500 kilos, dispone de un mecanismo que simplifica las complejas maniobras con remolque. Así, en lugar de usar el volante y tener que girar hacia el lado contrario al dar marcha atrás, el movimiento de dicho remolque se controla mediante uno de los mandos giratorios de la pantalla central del sistema de información y entretenimiento y de los pedales de freno y acelerador. Luego, según como se vaya moviendo el remolque, la dirección del coche va actuando en consecuencia de forma autónoma.

Las cámaras situadas en diversos puntos del exterior del vehículo proporcionan una visión de 360 grados, que es muy práctica no sólo para aparcar, sino también para sortear zonas complejas, pues nos dejan ver con precisión el sitio por el que van a pasar las ruedas.

El sistema Touch Pro Duo nos proporciona conexión 4G y permite enlazar hasta ocho dispositivos al mismo tiempo para compartir internet. En los reposacabezas se pueden integrar pantallas táctiles de ocho pulgadas, que funcionan de manera independiente y se conectan por bluetooth a los auriculares.

También resulta novedosa la pulsera Activity Key, con la que se puede abrir y cerrar el vehículo sin necesidad de emplear la llave, que se quedaría dentro del coche y desactivada, por ejemplo, mientras practicamos deporte y no podemos llevarla encima.

Probado a fondo

Como es norma en Land Rover, para presentar el nuevo vehículo prepararon un completo recorrido de más de 600 kilómetros, esta vez por los espectaculares paisajes de Noruega, que constaba de diferentes tipos de carretera y de tramos off road donde poner a prueba las capacidades del coche. Los motores que pudimos conducir fueron los V6 de gasolina y diésel, ambos bastante refinados y con una respuesta excelente para mover sin problemas las más de dos toneladas de peso que tiene este modelo.

La dirección eléctrica es directa y tiene un tacto preciso, lo que unido a unas suspensiones eficaces, nos permitía mantener el vehículo en la trayectoria deseada sin ningún esfuerzo, a pesar de que buena parte de la ruta discurría por sitios estrechos y virados. El confort, en general, es uno de los puntos destacados, igual que ese dinamismo impropio de semejante masa.

El sistema de tracción integral Intelligent Driveline Dynamics distribuye la potencia de manera óptima en cada eje, y el control de reparto de par TVB envía la fuerza justa a cada rueda, aplicando sensiblemente el freno en las situadas en el interior de la curva si hay peligro de que el coche se desvíe en exceso del trazado.

Si hablamos de todoterreno la nota es sobresaliente. Con el famoso Terrain Response, un selector de modos de conducción 4×4 que actúa sobre el motor, la caja de cambios, la tracción, la suspensión y el control de estabilidad, se puede elegir el programa más adecuado a cada superficie: junto a los Eco, Confort y Automático especiales para carretera, hay otro para zonas de hierba gravilla y nieve, un cuarto para barro y roderas, más uno específico de arena. Las versiones R-Dinamic llevan el Terrain Response 2 y un modo adicional (Dynamic), configurable a gusto del conductor.

Otros sistemas interesantes para circular por pistas son los controles de descenso y de velocidad de crucero para zonas todoterreno, que permite seleccionar un ritmo constante entre los 8 y los 30 km/h, para desentendernos del acelerador y centrar todo nuestra atención en el volante cuando el camino está complicado.

La combinación de tanta tecnología ofrece cotas todoterreno inimaginables en un coche de este tamaño (4,80 metros de largo). Con suspensión neumática, el ángulo de ataque es de 28,89 grados, el ventral de 25,5º, el de salida de 29,5º y la profundidad de vadeo se sitúa en nada menos que 65 centímetros. Durante la prueba subimos y bajamos auténticas paredes con piedras suelta y el suelo muy roto, conseguimos ángulos de inclinación donde parecía un milagro no volcar y sorteamos obstáculos que ningún propietario del vehículo creerá que son posibles de superar.

El Velar llegará a los concesionarios a finales de verano, con un precio que arrancará en 60.250 euros. La versión más cara será el First Edition con motor V6 de gasolina, que costará 124.750 euros cuando se ponga a la venta en 2018.

POR JAIME HERNÁNDEZ – @expansioncom –  24/07/2017

Back to Top