+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

MMM amplía su planta de Rumanía y ultima la entrada en México y China

Noticias Automoción
  • La firma de tubos para coches duplica ventas en dos años y llega a 48,9 millones

Manufactura Moderna de Metales, MMM, fabricante de tubos metálicos para la automoción, invertirá 3,8 millones de euros para ampliar la capacidad de producción de su planta de Rumanía, que abrió en el 2007 y que ya concentra el grueso de su producción.

Para realizar la inversión en Rumanía, la compañía ha recibido un préstamo de 3 millones de euros con cargo a recursos propios, por parte de Cofides, la sociedad público privada que apoya a inversiones de empresas en el extranjero.

Esta ampliación responde al fuerte crecimiento de la compañía, que en dos años prácticamente ha doblado la facturación: en el 2014 el grupo facturó 25 millones de euros. En el 2015, fueron 34,69 millones, y en el 2016, alcanzó los 48,95 millones. Al ritmo que lleva hasta junio, prevé cerrar el ejercicio cerca de los 60 millones, asegura Jordi Priu, consejero delegado de MMM.

La empresa, que tiene su sede y centro de ingeniería en Molins de Rei y una pequeña operación en Rusia, tiene una plantilla de más de setecientas personas, de las cuales más de quinientas están en Rumanía. Sus clientes son Nissan, Toyota, Volkswagen, Renault, Peugeot Citroën,
y recientemente ha entrado ­como proveedor de Suzuki y
de Jaguar-Land Rover. Los principales países de destino de sus productos son España, Francia, Alemania, Inglaterra, Turquía, Rumanía y México.

“Nuestro reto en los últimos años ha sido posicionarnos como un proveedor global para los fabricantes de automóviles”, explicó ayer Jordi Priu. Para ello, la empresa acaba de crear una filial en México y mantiene negociaciones para firmar una alianza con un socio local en China, en ambos casos, para realizar fabricación. “Con estas nuevas implantaciones, podremos mantener el ritmo actual de crecimiento”, señala Priu.

MMM fue fundada en 1944 por la familia Priu. En el año 2007 alcanzó unas ventas de 29 millones de euros y apostó por la internacionalización, pero en el 2008 se vio abocada a la suspensión de pagos, con deudas de 12,5 millones de euros, afectada por la paralización repentina de los pedidos de la industria automovilística en el momento del estallido de la crisis financiera mundial. La compañía salió en el 2009 del concurso de acreedores con una firme apuesta por la ingeniería y el desarrollo comercial. En una entrevista hace un par de años, el consejero delegado y tercera generación de la familia pro­pietaria, Jordi Priu, explicaba: “Estuvimos a punto de desaparecer. Pero con el concurso, prejubilaciones y un ERE, conseguimos salir adelante y emprendimos el proceso de volver a recuperar la confianza y ganar clientes”.

La estrategia de la empresa se centró entonces en los tubos para motor, que representan cerca del 70% de las ventas. Además, MMM fabrica tubos de freno, embrague y combustible, y tubo estructural. Entre sus actuales proyectos de diversificación, están los tubos para el sistema de catalizador adBlue, desarrollado por la industria alemana para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) en los motores diésel, que se basa en una disolución de urea y se aplica especialmente en camiones y coches de alta gama.

Mar Galtés, Barcelona – 09/08/2017

Back to Top