+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

Google retira su coche autónomo

Noticias Automoción

Alphabet se centrará en automatizar con su tecnología vehículos ya disponibles comercialmente.

Waymo, la unidad que desarrolla coches autónomos en Alphabet (matriz de Google), ha retirado su prototipo de vehículo sin conductor, conocido como Firefly. Desde 2014, la compañía ha utilizado este pequeño automóvil de dos plazas, sin pedales ni volante, como prototipo para testar en carretera los avances de su sistema de conducción autónomo. Construido en colaboración con el proveedor de automoción Roush Industies, este vehículo alcanzaba una velocidad máxima de 40 kilómetros a la hora. Sus controles prácticamente se reducen a dos botones: arrancar y parar.

El fin de Firefly no significa que Alphabet diga adiós al concepto de coche autónomo. De hecho, la compañía ha asegurado que su estrategia se centrará en dotar de sistemas autónomos a vehículos que estén ya disponibles comercialmente. En la actualidad, Waymo está probando su tecnología en 600 monovolúmenes Chrysler Pacifica.

La decisión demuestra que a Alphabet no le interesa construir sus propios coches. La compañía quiere centrarse en la tecnología que hace posible el concepto de coche autónomo, por lo que la estrategia pasa por las alianzas con fabricantes de automóviles. Además, Alphabet ha constatado que el concepto de un coche autónomo como Firefly, sin pedales ni volante, es algo difícil de asimilar en estos momentos por el mercado. Además, la regulación tampoco respalda esta visión de vehículos sin los controles tradicionales. En Estados Unidos, la legislación existente exige que los coches tengan volante.

El proyecto Firefly ha ayudado a Alphabet a testar su concepto de coche autónomo, puesto que en estos años ha acumulado más de 4,8 millones de kilómetros en las carreteras de Estados Unidos.

Igual que Apple

El anuncio de Waymo se ha producido justo después de que Tim Cook, consejero delegado de Apple, confirmara que la compañía trabaja en el desarrollo de un sistema de conducción autónomo. Al igual que Alphabet, Apple está interesada en la tecnología que hace posible este concepto, pero no en la fabricación de los vehículos, un negocio que, al menos de momento, seguirá en manos de los fabricantes del sector.

EXPANSION – M.Prieto / F. García Madrid – 15/06/2017 0

Back to Top