+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

De los Mozos: «las fábricas 4.0 seguirán estando mandadas por humanos»

Noticias Automoción

«Los nuevos robots harán más fácil el montaje de algunas piezas»
«Valladolid es la planta piloto para el control de las líneas en tiempo real»
«Los ‘megatruck’ han reducido nuestro coste logístico un 17%»

Como responsable de todas las fábricas de Renault en el mundo, José Vicente de los Mozos se ha impuesto una inmersión en lo que se denominan técnicas de producción 4.0 para implementarlas, con la mayor celeridad posible, en los centros de la marca francesa.

Por este motivo, a finales de febrero estuvo una semana en Silicon Valley para profundizar en el sistema. «Realmente va a suponer un gran cambio», cuenta. «En primer lugar nos va a obligar a comprender bien los grandes cambios en la técnica de los automóviles que está imponiendo los nuevos requerimientos de los clientes. Y, por otro lado, las plataformas que se están creando en lo que se refiere a las formas de utilización de los vehículos. Finalmente, hay que tener en cuenta la entrada del coche al cliente en los tiempos que se habían previsto».

Para De los Mozos, 4.0 va a suponer trabajar en tiempo real. «Hasta ahora trabajábamos de una forma analítica, estudiábamos los datos que teníamos y, a partir de ellos, calculábamos lo que podía pasar, intentando prevenir contratiempos. Ahora vamos a trabajar en tiempo real. Cada jefe de equipo va a tener una tableta en la podrá consultar datos sobre el personal del que dispone en cada momento, las piezas que tiene para ser montadas y el funcionamiento de los robots, sin tener que recorrer la línea para ver lo que está fallando. Eventualmente, las paradas impuestas por el mantenimiento se podrán gestionar y, en algunos caso, solucionar a distancia».

Todo esto, según explica el ejecutivo español, va a implicar un incremento en el grado de robotización de las fábricas. «Será posible por la aparición de nuevos tipos de robots. Hasta ahora teníamos un buen grado de robotización en los procesos de ensamblaje y soldadura de la carrocería. También hemos avanzado bastante en los trabajos de pintura. Pero ahora podemos contar con los que llamamos robots colaborativos, que facilitan el trabajo del ser humano acercándole las piezas al puesto de trabajo o ayudándole en tareas que son difíciles de realizar, que tienen mala visibilidad que la máquina pueda facilitar».

Admite que todo esto puede obligar a nuevas inversiones en máquinas y herramientas, aunque considera que «va a ser un cambio que afecte al producto que va a estar conectado; las maquinas también lo estarán, pero no en red, sino de forma independiente para que decidan cuando se paran; a los procesos; y, por supuesto, a las personas que, como ya he dicho, van a trabajar en tiempo real, sobre los datos que se produzcan en cada momento».

Todo esto es lo que ha ido a buscar a Silicon Valley. «Allí, muchas empresas están utilizando ya la inteligencia artificial para gestionar los procesos y era eso lo que queríamos ver. En Renault las fábricas siguen funcionando con nuestro sistema estándar, pero en algún centro, como Valladolid, donde se usan las tabletas, y Flins, en Francia, con el sistema de mantenimiento, que se constituyen en centro pilotos. Al final, reuniendo las experiencias de todos los centros piloto aplicaremos nuestro propio sistema 4.0».

Pese a su empeño, piensa que la implementación total del sistema 4.0 será largo. «Entre cinco y 10 años que es lo que va a necesitar para que llegue el coche autónomo». Y relaciona el coche autónomo porque, indica, «vamos a estar obligados a ir verificando que todos los sistemas que van a permitirle manejarse sólo en las vías públicas funcionen correctamente».

Al hablar de nuevos robots y del aumento de su número en las línea de montaje surge la pregunta de que va a pasar con los trabajadores. José Vicente de los Mozos no duda ni un instante en dar la respuesta: «Las fábricas 4.0 seguirán estando mandadas por humanos. Serán más competitivas y el número de coches producidos por trabajador será mayor. Los robots colaborativos van a eliminar las tareas más penosas. Y la concentración de las líneas, unido a que los proveedores deberán entregar sus componentes puntualmente, despejará espacio en nuestras plantas para poder hacer más cosas. Porque lo que va a pasar es que algunos de nuestros trabajadores tendrán que pasar a desarrollar nuevas funciones».

Para De los Mozos, el sistema 4.0 va a volver a hacer muy necesarios los parques de proveedores que aseguren esa entrega siempre a tiempo, lo que no deja de recordar el just in time de los años 90. Y en este punto, el directivo de Renault admite que se podría considerar que los proveedores de primer nivel llegaran a la cadena para montar sus componentes en el coche, si hubiera un acuerdo social para ello. «Lo que queremos es reducir los costes de producción y ser competitivos».
SERGIO PICCIONE- Ginebra (Suiza) – @elmundomotor -21/03/2017

Back to Top