+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

El coche autónomo tendrá, sobre todo, que evitar daños personales

Noticias Automoción

Camión autónomo que ‘trabaja’ en Colorado (EEUU). Protege a los operarios que circulan en otro que va por delante.

Alemania desarrolla el primer código ético que regula su respuesta en caso de conflicto

Imagínese la escena: 2040, un coche autónomo se ve involucrado en un inevitable accidente en un paso de peatones. ¿Por qué el auto atropelló a esa persona y no a la que tenía a su lado? ¿En qué se basa la máquina para trazar una maniobra que puede ser letal? Y sobre todo: ¿Quién carga con la responsabilidad?

La situación está todavía lejana pero en Alemania, nación de marcado espíritu previsor, ya es un tema que se plantean desde el Gobierno, que acaba de presentar un código ético para vehículos autónomos que busca arrojar luz a esos dilemas.

Se trata de un documento pionero en el mundo y lo han redactado 14 expertos en materias como ética, derecho y tecnología. No son vinculantes, pero consta de 20 puntos que intentan establecer el marco sobre los que deberán ser programados los automóviles sin conductor.

Hace unos meses, ya se redactó la ley que permite su circulación y al automovilista, por ejemplo, retirar ocasionalmente las manos del volante. Pero siempre atento y dispuesto a tomar el control.

El texto deberá ayudar a resolver situaciones complejas, como por ejemplo en el caso de atropello inminente e inevitable. ¿Cómo debe actuar la máquina, en caso de daños personales inevitables? Los expertos insisten en no comparar posibles víctimas, es decir, que no se establezcan preferencias por características como la edad, el sexo, o la condición física o mental.

Lo más importante, aseguran, es que no se llegue a esta situación. El informe considera que la conducción autónoma sólo tendrá sentido si provoca menos accidentes. Y llegado el caso de uno que no se puede evitar, siempre serán preferibles los daños materiales o a los animales antes que a las personas.

Para ello el documento exige que todos los datos de la conducción queden almacenados -aunque solo podrán ser usados si el conductor da permiso- y destaca que debe estar siempre claro quién es responsable de la conducción en el vehículo en cada momento. Algo que para el mexicano Raúl Rojas, profesor de inteligencia artificial de la Universidad Libre de Berlín, no despierta dudas: el fabricante del producto debe asumir el compromiso de la seguridad.

«El coche autónomo deberá estar asegurado por el fabricante», asegura a EL MUNDO. Rojas está al frente de un laureado equipo de científicos que desarrolla autos autónomos desde 2006. Bajo su mando, la Universidad Libre de Berlín ha desarrollado varios prototipos pioneros que han sido examinados con lupa por la industria. Su última creación, el AutoNOMOS fue probado en Alemania, México y EEUU, convirtiéndose en el primer vehículo autónomo con experiencia en tres países con condiciones muy distintas de conducción.

El profesor destaca que en la actualidad el conductor es quien tiene la responsabilidad, pero en un modelo autónomo es el producto quien responde ante cualquier problema. Así, este coche contará con un seguro que protege a la compañía fabricante pero no necesariamente al conductor, que se será simplemente un pasajero, asegura Rojas.

Los expertos insisten en que la computadora no podrá decidir por sí misma. Será programada para ceñirse a las leyes y no para interpretarlas. «Parece trivial, pero mucha gente pregunta si el ordenador podrá decidir por su cuenta. Lo que destaca de este código ético es que las computadoras no tendrán esa capacidad».

PABLO BARBERO – Berlín -El Mundo – 25 AGO. 2017

Back to Top