+34 916 572 874

Av. de la Industria, 32, Alcobendas, 28108-Madrid

C-Aircross Concept: primer SUV urbano de Citroën

Noticias Automoción

Hemos viajado a París para ver de cerca el prototipo del futuro SUV urbano de Citroën, junto a sus creadores.

Que Citroën está poniendo el acento en el diseño no hace falta que lo digamos muy alto. Sólo echando un vistazo a los últimos C4 Cactus primero y C3 después se percibe claramente que la marca gala quiere ser rompedora en esta faceta. Y ahora hemos podido refrendarlo acercándonos a lo que viene, el prototipo C-Aircross Concept y a sus creadores.

Hace unos días ya os adelantamos que este coche dará lugar a un nuevo modelo, hasta ahora inédito en Citroën: un SUV urbano. Básicamente, el C-Aircross Concept ocupará el hueco del C3 Picasso, pero con un enfoque diferente, de monovolumen a SUV. «Podéis apreciarlo con claridad en las proporciones del coche», nos comenta Christophe Bouchet, el hombre que ha dirigido el proceso de creación de este prototipo, que ha llevado un año y medio de trabajo a su equipo.

Y es cierto. En vivo, el C-Aircross tiene otro empaque, más rotundo que el C3 Picasso. Es compacto (4,1 metros), pero tiene mucho porte por su gran altura. Las defensas inferiores (que recorren todo el perímetro y esconden recursos aerodinámicos varios, como las tomas de aire delanteras activas o el canal de aire que desemboca en una salida tras las ruedas delanteras) ayudan a ‘levantar’ el coche y las barras de techo (afiladas, de nuevo buscando la eficacia contra el aire, y con luces como recurso original) le suben la talla y le dan un verdadero aire SUV.

En Citroën consideran a este modelo complementario con el C4 Cactus al tratarse de un SUV y no una berlina urbana.

«Este coche es la primera interpretación de la visión SUV de Citroën, por eso veis cosas diferentes a los C3 y C4 Cactus». Por ejemplo, esas defensas que ya no emplean el concepto Aribump, tan característico de los modelos antes mencionados. «En el C4 Cactus lo introdujimos y ya en el C3 han variado. Ahora, en un coche que está en otro universo, el de los SUV y no en las berlinas urbanas, le hemos dado otro enfoque». El portón trasero con formas curvadas, incluso en la luneta, así lo atestiguan.

Si tuviésemos que buscar algo característico del C-Aircross Concept, ese detalle sería el toque de color, plasmado especialmente en la ventanilla de custodia trasera. Está construida en un plástico transparente para mejorar la visión diagonal hacia atrás del conductor, pintada con estrías en un llamativo naranja fluorescente y sobresale de la carrocería. «Genera un efecto aerodinámico beneficioso para el SUV, es impactante y práctico para el conductor, que tiene mejor visión hacia atrás», explica Bouchet. Mucho nos tememos que incluso pese a la fiebre por la personalización, no la veremos en el modelo de serie.

«Este coche es la primera interpretación de la visión SUV de Citroën, por eso veis cosas diferentes a los C3 y C4 Cactus». Por ejemplo, esas defensas que ya no emplean el concepto Aribump, tan característico de los modelos antes mencionados. «En el C4 Cactus lo introdujimos y ya en el C3 han variado. Ahora, en un coche que está en otro universo, el de los SUV y no en las berlinas urbanas, le hemos dado otro enfoque». El portón trasero con formas curvadas, incluso en la luneta, así lo atestiguan.

Si tuviésemos que buscar algo característico del C-Aircross Concept, ese detalle sería el toque de color, plasmado especialmente en la ventanilla de custodia trasera. Está construida en un plástico transparente para mejorar la visión diagonal hacia atrás del conductor, pintada con estrías en un llamativo naranja fluorescente y sobresale de la carrocería. «Genera un efecto aerodinámico beneficioso para el SUV, es impactante y práctico para el conductor, que tiene mejor visión hacia atrás», explica Bouchet. Mucho nos tememos que incluso pese a la fiebre por la personalización, no la veremos en el modelo de serie.

Como el salón de casa

Esa es la inspiración con la que ¿Céline Manetta? Trabajó a la hora de configurar el interior (que no pudimos ver físicamente ya que el show car estaba ‘hueco’). La recreaciones que nos mostraron muestran una evolución del habitáculo del C4 Cactus, con un diseño horizontal donde la plancha principal parece flotar gracias al contraste con la zona inferior, que se convierte en una inmensa repisa anaranjada para dejar objetos (con topes de goma para que no se muevan).

Un Head Up Display sustituye al cuadro de relojes, ya que la información de viaje se muestra en una lámina transparente similar a la que ya vemos en algunos modelos de Peugeot (todo queda en casa) pero con un tamaño mayor y formas más modernas. La pantalla central complementa la parte de info-entretenimiento con la posibilidad de mostrar hasta tres informaciones diferentes, destinada al conductor (izquierda), los pasajeros traseros (centro) o el copiloto (derecha).

Entre los detalles curiosos, los cajones para el Ipad que se abren con tiradores de correo, el mismo recurso que se usa para fijar el móvil en la plataforma de recarga por inducción o los aireadores inspirados en la boquilla de los aspiradores Dyson.

Lana, cuero natural y alcántara con un recubrimiento textil tridimensional son los materiales con los que se ha creado el interior, huyendo del plástico como de la ‘peste’. No olvidemos que el objetivo es trasladarnos al calor de un salón y ahí están fuera de sitio los plásticos que recubren las puertas de un coche, por ejemplo…

Dentro de este ambiente hogareño, los asientos son clave. O, siguiendo el juego que nos propusieron los diseñadores del C-Aircross, deberíamos decir los sillones, de espumas especialmente tratadas para maximizar el confort y con una funcionalidad superior, ya que se aprovechan tanto los costados del respaldo y la banqueta para incluir huecos portaobjetos adicionales.

Y aunque el acceso al concept se hace a través de puertas enfrentadas, tenemos que despedirnos de los coches sin pilar B: «necesitarían tales refuerzos para cumplir las pruebas de choque de EuroNCAP que lo harían inviable», nos explican.

El Citroën C-Aircross Concept (en concreto esta misma pieza que pudimos ver en vivo en París) estará presente en el próximo Salón de Ginebra. Durante el año 2017 llegará el modelo de calle, seguramente bastante más convencional que el prototipo pero, en cualquier caso, muy alejado del estilo del Opel Crossland X, con quien comparte ADN.

POR ENRIQUE ANRANJO – Madrid – @Quique_Naranjo – 21/02/2017 – EXPANSION

Back to Top